Azul oscuro, casi negro.

Agua. Tan sólo somos eso. Millones de moléculas de hidrógeno y oxígeno que fluyen por nosotros, por entre las venas, que nos rebasa, que nos rodean... Una unión única. El agua, líquido elemento; elemento que nos rodea. Mares y ríos, tormentas y diluvios. Agua que cura las heridas, y agua que sale de éstas.

¿Cómo una palabra puede movilizar a un embalse entero? ¿Cómo puede hacer que ese agua arroye? ¿Cómo, con un gesto, puedes ser capaz de presionarme el corazón desde las tripas hasta que mis ojos lloren agua? ¿Cómo puede este agua producir lo mismo en los demás?
Tan sólo es eso. Agua. Agua con cierto sabor salado. Agua que entristece rostros.
Agua. Aquello que nos dio la vida y hoy parece querer arrebatármela.

Por favor, dile a tu luna que deje de mover mis mares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada