XV

Si todo fuese diferente. Si no hubiera barreras, distancias o espacios, si volásemos como el viento. Si en vez de lágrimas llenásemos las medias noches con caricias. Si no fueses así de egoísta y pensases también en mi pobre corazoncito. Si no me dieses motivos para ser así; un maldito paranoico.
Si me dieses más alegrías y menos disgustos. Si todo esto no tuviese que caminar agachado, con miedo a ser descubierto, con pasa montañas y escondiéndose en cualquier lugar, si no hubiese nada que ocultar. Si tus verdades fuesen dulces y alegres cual payaso vestido de vintage con su naricilla pintada de rojo carmesí y no me hiriesen así. Si pudiera conciliar plácidamente el sueño en vez de torturar mil y una veces a esta cabeza que ya no sabe razonar. Si no yo no fuese tan pasional. Si la espera por uno de tus mensajes no durase días, sino minutos. Si al oír tu voz no se me erizase el vello y dejase de emocionarme como lo hago. Si no fuese tan inocente como soy y fuese un poco más granuja. Si mi añorado deseo de la última noche de San Juan ya se hubiese cumplido y no se demorase más. Si no fuese un día él y al siguiente yo. Si me quisieses sólo a mi. Si supieses ser fiel y no te dejases embaucar por los demás.
Si no fuésemos tú y yo. Si no fueses tú... no te querría así.

2 comentarios: